Noticias

China invierte en uniformes inteligentes para combatir la abstención en clase

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Clases China

En China se han propuesto terminar de una vez o, por lo menos vigilar mejor, problemas relacionados con la asistencia y atención en clase.

Para conseguirlo, han decidido invertir en unos uniformes inteligentes, que incluyen prestaciones de geolocalización y recogida de datos, que servirá a los responsables de cada centro educativo en estos términos.

Uniformes escolares inteligentes en China

Estos uniformes cuentan con tecnología de geolocalización y análisis de datos, para ofrecer información en tiempo real, destinada sobre todo a profesores y padres.

Por el momento, hasta 10 centros escolares del país han decidido invertir en este tipo de uniformes. En base a las primeras pruebas con ellos, se ha confirmado, que tanto profesores como padres pueden consultar y recibir información automática sobre cuándo entran los alumnos al centro y cuándo salen del mismo.

Los resultados consecuentes de esta inversión comienzan a verse ya. Los niveles de asistencia han aumentado de forma considerable, según reportan algunos centros.

La tecnología inteligente va mucho más allá de la geolocalización. Utilizan un sistema de detección facial, gracias al cual es imposible utilizar el uniforme por un estudiante que no sea su propietario.

Es más, el sistema inteligente cuenta con avisos de alarmas, para advertir de cualquier irregularidad, incluyendo el hecho de que el estudiante salga del centro fuera de la hora estimada para ello.

La tecnología presente en estos uniformes sigue evolucionando, con sensores que pueden avisar incluso cuando un estudiante se queda dormido mientras se está impartiendo clase. El sistema activa una alarma para advertir de esta situación.

¿Es ética la inversión en un control total de los estudiantes?

Queda patente el dilema ético que está planteando el uso de esta tecnología, para controlar el rendimiento de los estudiantes.

La postura oficial que llega desde China es bastante clara. Se considera viable y lógico invertir en tecnología con la que se mejore el rendimiento de los estudiantes. Por tanto, está respaldada esta inversión.

Sin embargo, también indican que los uniformes solo tienen uso razonable dentro del ámbito educativo. Cuando los estudiantes salen del centro, los uniformes no deberían ofrecer ningún tipo de información personal, con el fin de preservar y respetar la privacidad de todos ellos.

En China equivalen este desarrollo a la evolución de un guardia de seguridad en un centro estudiantil. Sin embargo, su utilidad es mucho mayor, gracias a la capacidad de análisis de datos que puede ofrecer y a que ofrece la información en tiempo real.