Noticias

Las discográficas no siguen a Spotify en su inversión en Bolsa

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Inversión de Spotify

El pasado 3 de abril, la compañía líder en streaming musical, Spotify, inició su inversión en Bolsa. A raíz de esta decisión estratégica, las empresas discográficas que trabajan con ella tuvieron que tomar una decisión, dado que muchas de ellas cuentan (o contaban) con capital social de la empresa.

La decisión general ha sido la de vender. La primera compañía discográfica en hacerlo fue Sony, que casi de forma automática vendió prácticamente la mitad de sus acciones. Le siguió Warner a principios de mayo vendiendo el 75% de las que estaban en su propiedad. Finalmente ha sido Merlin la que ha vendido toda su participación, consiguiendo con ello más de 100 millones de euros en beneficios.

¿Qué supone la salida de las discográficas para Spotify?

Mientras Spotify busca inversores que confíen en la empresa para acrecentar el valor de sus acciones, las discográficas cada vez tienen un porcentaje menor en cuanto a propiedad de la empresa.

Es curioso que si el 87% de todo el catálogo musical de la plataforma de streaming pertenece a estas discográficas, estas apenas lleguen a ocupar el 20% del accionariado, mucho menos ahora que han vendido casi todas sus acciones.

Lo importante, no obstante, es cómo buscar la solución adecuada al objetivo principal de Spotify, que es conseguir de una vez por todas beneficios. La industria sigue avanzando y la evolución del streaming presiona a la compañía en demostrar de una vez que su modelo de negocio puede ser rentable.

Con la salida de las discográficas se enfrenta a su mayor peligro, que es no contar con las mismas ventajas para obtener licencia de reproducción de los temas musicales que buscan los usuarios.

Spotify podría invertir en nuevas estrategias

En contrapartida, su salida a Bolsa podría reportarle liquidez para invertir en otras estrategias que le distancien, en parte, de su actual modelo de negocio.

Una de las teorías más planteadas es que la plataforma podría invertir en artistas independientes, que no estarían tan vinculados a importantes discográficas, pero igualmente pueden ser un reclamo importante para los usuarios.

Del mismo modo, Spotify podría repetir el éxito de Metallica, con quienes tienen firmado un acuerdo desde el año 2012 de forma directa.

Estas y otras estrategias permitirían a Spotify intentar rentabilizar su plataforma de streaming, sin depender directamente de los acuerdos alcanzados con unas discográficas que, por otra parte, no quieren mantener la misma vinculación con compañías que coticen en Bolsa.