Vozpópuli informa de la salida de directivos del Popular en el ERE de Santander

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Tras la adquisición del Banco Popular por parte de Banco Santander, los ceses de personal no han dejado de sucederse. Vozpópuli ha seguido de cerca este proceso de despidos que ha generado este ERE y ha informado de la actualidad de la noticia.

La salida de Sancha se ha convertido en uno de los temas de más controversia en Vozpópuli


Vozpópuli publicó a inicios de 2018 el despido de altos directivos de Popular

En junio de 2017, la compra del Banco Popular por parte del Santander supuso el ERE de hasta 1.100 directivos a los que se incitó a la baja incentivada, si bien muchos optaron por este movimiento desde el primer momento.

Una situación típica cuando se trata de una empresa que adquiere otra: se trata de provocar que todos los empleados de la recién comprada entidad abandonen la empresa y se trata de sustituirlos por la plantilla de la entidad compradores u otros nuevos candidatos.

Durante las siguientes semanas al ERE, la plantilla del Popular optó por la baja incentivada, si bien aquellos que no se habían decidido fueron “invitados” por el propio Santander a hacerlo antes de emprender los despidos forzosos que tendrían lugar semanas después.

Sin embargo, la sorpresa llegó cuando el Santander decidió mantener a uno de los altos cargos del Popular en el seno de su empresa, según fuentes consultadas por Vozpópuli: Francisco Sancha. El director de Negocio Inmobiliario y Transformación de Activos del Popular iba a ser sustituido por Carlos Garachana, si bien finalmente se le mantuvo dentro de la empresa.

Sancha fue uno de los directivos más influyente durante la etapa de Ángel Ron, además de uno de los pocos empleados que permaneció tras la incorporación de Emilio Saracho. Durante aquellos años, Sancha desempeñó el papel de secretario general técnico, director general de Negocio Especializado y director general Financiero.

Sin embargo, la paz duró poco tiempo.

Sancha desempeñó el papel de secretario general técnico

La última sorpresa del ERE del Santander

A pesar de las noticias iniciales, el pasado 31 de enero fue anunciada la salida de Francisco Sancha del seno del Santander. Noticia de la que se hizo eco el diario Vozpópuli.

Una ausencia a la que se se sumaron las de ejecutivos míticos del Popular como José Manuel Piñeiro, Arturo Ferrer,Santiago Armada, Juan Echanojáuregui y Javier Gefaell. Salidas acerca de las cuales el Santander no se pronunció en ningún momento.

De las salidas, Piñeiro fue Director de Gestión de Activos, Seguros y Bolsa, Director Comercial, de Desarrollo de Negocio Internacional, Subdirector de Participadas y actualmente lideraba la Red Inmobiliaria.

Echanojáuregui fue uno de los directivos encargados del negocio internacional del Popular, desempeñando también cargos en Relación con Inversores.
Gefaell trabajó durante años en la banca privada y en estos últimos años representaba al banco en Targobank. A su vez, Ferrer estaba al frente de Talento y Armada de la empresa.

La polémica que surge en Santander con empleados de edades cercanas a la jubilación

Tras la adquisición del Popular, el Banco Santander lanzó un plazo para apuntarse al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) antes del 31 de enero. Sin embargo, no todas las bajas estaban cubiertas hasta entonces.

Según informaciones de Vozpópuli, de las 1.100 plazas requeridas, solo 800 fueron cubiertas. De hecho, muchos fueron los correos enviados a los empleados a los trabajadores del antiguo Popular a los que se les recordaba el final del plazo y se les “invitaba” a apuntarse al Expediente. No obstante, los sindicatos forzaron en gran parte el aumento de las indemnizaciones.

De los 800 empleados apuntados al ERE por entonces, la gran mayoría superaba los 55 años de edad, siendo unas 1030 del total de empleados las que oscilan este rango de edad. 300 de ellos se ocupaban de los servicios centrales entre Mesena y Boadilla, otros 650 estaban en secciones de operaciones y tecnología mientras 80 formaban parte del área de la recuperación de activos (NITA) del Banco Popular.

Polémica despidos Santander

A todos aquellos empleados mayores de 63 años, Santander les abonó una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

Aquellos trabajadores de entre 55 y 63 años recibieron el 80% del salario bruto pensionable, si bien aquellos empleados incluidos en esta franja con menos de 15 años de antigüedad recibieron una prima de 14.000 euros y 2.000 por cada tres años de trabajo en el banco. Informaciones contrastadas por distintas fuentes a las que Vozpópuli ha tenido acceso.

Aquellos empleados entre 50 y 54 años recibieron el 80% de su salario más 2.000 euros por trienio y una prima de voluntariedad más en un pago de 380.000 euros.

Respecto a los empleados menores de 50 años que no llegaban a los 10 años de antigüedad se les compensó con una indemnización de 40 días por año con 24 mensualidad de máximo a las que sumaron 2.000 euros por trienio además de primas por voluntariedad.
Finalmente, a mediados de febrero se llegó a un análisis del ERE en el que aún faltaban 20 plazas para alcanzar las 1.100 bajas programadas tras la adquisición del Popular. De todas estas salidas, 11 correspondían al Banco Popular y 9 al Banco Santander.
Tras las diferentes salidas, se aligeró un 25% la plantilla de los servicios de las áreas centrales del popular y el Santander, trasladando las instalaciones al nuevo edificio del Popular de la calle Juan Ignacio Luca de Tena de Madrid a partir del pasado mes de marzo, según ha podido saber Vozpópuli a través de El Economista.
De todos los empleados, un 62.4% de los despedidos fueron hombres, y un 37.6% mujeres. De los mismos, 20 eran mayores de 62 años, 672 salieron con prejubilaciones, 378 mayores de 55 años y 294 de más de 50 años, además de 408 empleados abandonaron las entidades mediante bajas – 14 de 55 años sin antigüedad y 394 menores de 50 años.
Además de todas estas salidas cerradas junto con los sindicatos, 22 empleados del área de Tecnología y Operaciones del Santander fueron externalizadas a partir del 1 de marzo.

El Santander y el Popular no se han pronunciado acerca del hecho de que la salida de Sancha se debiera a un despido forzado o a una adhesión a las bajas voluntarias.

En todo caso, queda demostrado que, en la adquisición de una nueva empresa, la compradora manda, optando por aplicar nuevas medidas en las que no entra la presencia de antiguos trabajadores fieles a una entidad durante muchos años.

Deja un comentario