Noticias

El Estado podrá decidir la inversión sobre campos de golf y aeropuertos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
campos de golf

Hasta la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) que entró en vigor el 1 de enero de 2018, las subvenciones destinadas a invertir cantidades de dinero en superficies agrícolas delimitaban de forma excluyente algunas áreas.

Las correspondientes a campos de golf, aeropuertos, así como superficies en propiedad de empresas urbanizadoras y promotoras inmobiliarias, estaban completamente excluidas en esta inversión.

La nueva ley de la PAC revierte esta situación y permite que la decisión del Gobierno pueda ser a favor de la inversión en este tipo de superficies.

Las condiciones de la inversión de la PAC

Las subvenciones que la PAC otorga a cada Gobierno de la Unión Europea para estas inversiones están bajo el cumplimiento de una serie de condiciones. Hasta el 1 de enero debían ser todas estas:

  • Que el terreno tenga como objeto social principal la actividad agrícola.
  • Que las actividades agrarias derivadas de su explotación sean significativas.
  • Que el importe anual sea menor del 5% respecto a los ingresos de actividades no agrarias.

La nueva ley mantiene estas mismas condiciones, pero añade una opción que permite ampliar las zonas de inversión de estas subvenciones, el hecho de que ya no es necesario cumplir todas ellas, sino solo una.

Como era de esperar, esta reforma de la PAC ha traído polémica. Si bien tiene formulada una revisión para el año 2020, en el caso de que se considere que podría mejorarse o debiera volverse a la situación anterior.

Ayudas a los agricultores

La reforma de la PAC tiene como objetivo principal de la inversión de sus subvenciones, mejorar la situación del agricultor. Por tanto, también se han incluido medidas con las que se ayuda a estos profesionales.

En concreto encontramos estas novedades dentro de la nueva ley:

  • La figura del agricultor activo se simplifica y también se hace más flexible, con lo que podrá optar a mejores condiciones.
  • También se aligeran las condiciones medioambientales para que no sean un conflicto económico o de recursos para el agricultor.
  • Con el fin de motivar la aparición de nuevos agricultores, se incrementan las ayudas para jóvenes profesionales.
  • Se le da reconocimiento a la dehesa como pasto permanente, con la posibilidad por tanto de aprovechar esta condición.
  • Se le da más importancia a las organizaciones de productores, para que así la producción de sus socios se ajuste mejor a la oferta y la demanda.