Noticias

La OPEP dinamita las opciones de invertir en petróleo con el aumento de producción

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
plataforma de petróleo

Si a principios de año se consideraba bastante previsible una mejora de las inversiones en crudo, 6 meses después la propia Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se ha encargado por sí misma de romper toda esperanza.

Una gran cantidad de países miembros ha roto el acuerdo de limitación de producción y han seguido extrayendo petróleo e incrementando la cantidad de millones de barriles Brent diaria. Como es lógico esta acción le ha hecho flaco favor al precio del crudo, que se mantiene sin esperanza de incrementos entre los 45 y los 50 dólares por barril.

Nigeria y Libia, al frente del aumento de producción

Los dos países que han ofrecido un incremento mayor en su producción han sido Nigeria y Libia. Ambos estados han podido ver cómo los conflictos armados de sus territorios se han relajado, lo que ha motivado una inversión en producción de petróleo lo más rápida posible.

Lo cierto es que ninguno de los dos países se había comprometido con el pacto acordado de una limitación de producción, pero es significativo que en cuanto los dos han subido la producción hasta los 96.700 y 127.000 barriles diarios, el resto de países de la OPEP se ha sumado rápidamente. Se adivina con este movimiento que el compromiso no era demasiado firme por los países miembros.

Así tenemos incrementos en Angola en 66.000 barriles, Irán con 60.600,  Arabia Saudí en 51.300 y Venezuela  con 13.600 barriles al día. De todos ellos, el caso de Arabia Saudí es el más significativo. El mayor exportador de petróleo del mundo había querido ser un ejemplo a seguir con la limitación de producción.

Sin embargo, ahora puede incrementar dicha producción y frenar el intento del resto de países de ofrecer precios competitivos. Por lo que se mire por donde se mire, Arabia Saudí sale ganando frente a los demás países.

Ahora bien, no están solos en el mercado. Tanto Rusia como Estados Unidos se han negado a cumplir el compromiso de la OPEP y el ritmo de producción se mantiene bastante alto para lo que estos países son capaces de producir. Por si fuera poco, se suma a la ecuación China, que ha reducido considerablemente su demanda de crudo.

En conjunto el inversor en crudo está ante unas perspectivas poco favorables, con un precio incapaz de incrementarse por una producción en exceso sin frenos, una OPEP que no respeta su propio acuerdo y otros países intentando producir todo lo que sean capaces de conseguir.