Noticias

El petróleo se hunde tras el fracaso de las negociaciones en Doha

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
petroleo yacimiento
Escrito por Marketing

Hay un viejo problema económico que plantea la existencia de dos empresarios con un negocio idéntico, que bajan el precio de sus productos cada vez que lo hace el rival. Al final ambos cierran el negocio por no obtener ingresos. En el mundo del petróleo sucede completamente lo contrario, nadie cede ni un milímetro. Y el negocio sigue en descenso. El pasado domingo 17 de abril se reunieron en Doha (Catar) algunos de los responsables de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con un claro objetivo, desbloquear la situación de producción excesiva de petróleo con el fin de conseguir equilibrar el mercado.

Muchos analistas sabían que era casi imposible obtener un acuerdo, pero sorprendentemente el optimismo reinó en los mercados y el precio se revalorizó un 30% en previsión de una decisión definitiva tras Doha. Sin embargo, la lógica imperó y se salió de Doha con más preocupaciones que antes y en la misma situación de inmovilismo.

El principal problema es que no todos los países miembros de la OPEP quieren reducir su producción. Uno de ellos es Irán, que no puede permitirse un nuevo declive de sus cuentas y necesita producir la cantidad de barriles actual para cumplir objetivos económicos planteados, sobre todo ahora que se han levantado las sanciones que pesaban sobre el país desde 2012.

Obviamente Arabia Saudí ha argumentado que “o todos o ninguno”. Y no le falta razón ya que los primeros países que se apunten a un descenso de producción, si no se realiza unánimemente, perderán mucho terreno con respecto a la competencia. No está por tanto sobre la mesa la posibilidad de llegar a un acuerdo sin el consentimiento y compromiso patente de todos los estados miembros.

El problema es que al final la decisión se convertirá en imposición del mercado si sigue descendiendo. La falta de acuerdo supuso una caída del valor del petróleo de casi un 5%, acusado descenso que no sufría desde febrero. Vuelve así a situarse el precio del barril de petróleo en 41,2 dólares y la crisis se agudiza, sobre todo para los países más dependientes de sus exportaciones petrolíferas, como es el caso de Rusia, donde el rublo está sufriendo uno de sus peores años.

El siguiente paso es esperar a una nueva reunión en junio, que se plantea (ahora sí) con mayor pesimismo sobre un improbable acuerdo. No obstante, los países miembros se comprometen a realizar consultas internas para intentar llegar a junio con algunos pasos adelante realizados, con el fin de que este inmovilismo cese de una vez.

Sobre el autor

Marketing