Noticias

El vino añejo busca jóvenes inversores

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
vino
Escrito por Marketing

 

Mucha gente sabe que el buen vino, con el paso de los años, gana calidad en el acabado, ofreciendo al consumidor una experiencia muchísimo más satisfactoria si tiene la paciencia de esperar o el presupuesto para comprar una botella de vino añejo. Sin embargo, una cosa es el vino en sí mismo y otra muy distinta el sector vinícola, que está actualmente en un mal momento por falta de interés por parte de las nuevas generaciones de inversores, que lo consideran un negocio demasiado tradicional y poco rentable.

Razón no les falta en realidad, ya que el consumo en España de vino está perdiendo muchísimo terreno ante rivales como la cerveza, cuya expansión nacional es cada vez más creciente. De hecho muchas de las bodegas actuales sobreviven gracias a sus exportaciones, principalmente a países europeos, aunque también a Estados Unidos, China, Japón o Rusia.

Otro de los puntos clave es el precio y es que muchas jóvenes bodegas están ofreciendo gran calidad a precios irrisorios, devastando así el mercado anterior de vinos sólo para elitistas. Por otra parte, esto podría ser la apertura que tanto se está buscando en el sector. El vino, equivocadamente, se vincula a un conocimiento de la bebida que en realidad no requiere tal nivel.

Igual que la cerveza, la degustación del vino puede llegar a cotas profesionales, pero los vendedores e incluso los expertos defienden una extensión de su uso incluso con la mezcla de otras bebidas como refrescos o gaseosa, dado que supondría una mayor aceptación por gran parte de la población. Se trata de una estrategia comercial mucho antes iniciada por la cerveza, que cuenta con innumerables variantes de sabores mezclados para agradar a todo tipo de público, siendo la mezcla con limón la más conocida de todas.

Por otra parte, la conservación de los cultivos necesarios para la fabricación posterior del vino es uno de los factores que más dinero está costando a los dueños de las grandes firmas, dado que el consumidor está buscando un tratamiento respetuoso con el medioambiente y sostenible, lo que implica una evolución en los regadíos, la eliminación de insecticidas y aplicaciones prácticas de mejora en la vendimia, que suponen todo un reto actualmente.

Con todo, los vinicultores confían en que el vino recobre su esplendor anterior en España o que, como mínimo, inicie un nuevo camino más acorde a las necesidades, tanto de nuevos consumidores como de nuevos inversores y, de esta forma, el país siga siendo uno de los principales productores del mundo.

Sobre el autor

Marketing