Noticias

La inversión en caravanas vuelve a destacar medio siglo después

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Escrito por Marketing

Fue el año 1967 cuando la venta de autocaravanas se disparaba y hacía pensar en un mundo utópico en el que las familias pasaban más tiempo en casas rodantes de un extremo a otro del mundo que en sus propios hogares.

Pero este sueño imposible se rompió rápidamente hasta verse representado en un descenso de las ventas importante. Las nuevas matriculaciones cayeron a las peores cifras en el año 2013. Los fabricantes cerraban en todos los países y el sector se quedaba cada vez más limitado en recursos, innovación y también clientes.

Pero desde el año 2015, la situación ha cambiado. Han hecho falta casi 50 años para que el sector volviese a destacar como antaño. Hasta la fecha las matriculaciones se han incrementado hasta un 70% y la tendencia parece seguir al alza, tal y como se ha podido comprobar en eventos recientes como el salón Caravaning de Barcelona.

Tanto el alquiler como la venta, tanto en modelos nuevos como en usados, el sector está experimentando un gran crecimiento. Y no es sólo el factor económico lo que más está motivando este cambio, ya que los precios se barajan entre las opciones más económicas para unas vacaciones baratísimas, hasta auténticos lujos prohibitivos para muchos usuarios.

Razones del auge de las caravanas

Este auge del amor por las caravanas puede tener varias explicaciones. El retorno de la cultura ecologista y campista parece ser una de las que más fuerza tiene. También la evolución del turismo ha tenido su influencia, dado que las autocaravanas son una alternativa muy a tener en cuenta entre los que no son capaces de decantarse por playa ni por montaña, sino por un paisaje continuado y variable.

Un sector superviviente

La crisis recientemente vivida ha limitado el control del mercado a apenas dos empresas líderes, Trigano y Hymer. Los modelos en venta, sin embargo, son mucho más variados. Por 20.000 euros se encuentran las opciones más económicas, en su mayoría modelos usados aunque en un estado aceptable para la circulación y una estancia cómoda. En el margen extremo se encuentran las autocarvanas que pueden superar los 100.000 euros, con todo lujo de comodidades y unas prestaciones tanto motoras como de electrodomésticos inmejorables, incluso para algunas viviendas fijas.

Por descontado, el alquiler también es una opción muy socorrida. Los precios en este sector se mueven de entre 100 a 300 euros diarios, equivalente a los precios de hoteles en temporada alta.

Sobre el autor

Marketing